Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Infancia’ Category

Principio 2

Me temía un pequeño retraso, y llegó, por las obligaciones del dia/dia y por llevar (conllevar) otros dos blogs y medio, pero tecleo, al fin, las palabras que quería terminar hace unos días…

Sopesaba otro principio como primer post del pasado dia 14, pero al final está el que està. El que no está era uno que básicamente podría ser el principio de todo… Mi todo y mi principio:

Me explica mi familia más intima, que desde mi más tierna infancia, supongo que desde que empecé a hablar, tenía a dos personajes siempre en mi boca, tanto al jugar como a toda hora actuando como amigos invisibles, pero con una constancia y presencia que aún hoy lo recuerdan ellos (mis familiares más cercanos y algunas amistades o vecinos de ellos y de entonces…) Porqué yo era demasido joven, no recuerdo las conversaciones ni sus palabras, ni mucho menos unas posibles imágenes; aunque tenía y tengo aún hoy la sensación de que efectivamente jugaba y me entretenía con ellos…

Se llamaban (se llaman) Ka….. y Ma….. (no apunto todavía las letras al completo, por pura reserva personal).La cuestión es que siempre he vivido con esta “realidad” curiosa de mi infancia. Aunque me la recordaban con cariño y humor al mismo tiempo, siempre me ha sorprendido, tanto mi conciencia de ellos dos, como de que debía ser unos personajes muy recurrentes y potentes por mi parte (o la suya…) Que lo recuerden aún hoy mis familiares lo debería atestiguar, aunque eso sí para ellos: Como un ocurrencia eminentemente infantil.

Pero todo cambió hace apenas cinco años. Ya había empezado a interesarme por las sincronicidades y por los hechos que aparentemente eran más que casuales en mi vida. Fue un hecho aislado el que me tradujo otra realidad o cuando menos frecuencia de datos y oportunidad, en defintiva como un nuevo canal abierto y sorprendente:

Estaba en cama con gripe cuando pensé, sin venir a cuento de nada, en que estos personajes, que seguramente me habían acompañado tanto en mi infancia, no parecían nombres del todo normales como Juanito o Carlitos, por ejemplo. Más bien parecían nombres, o mejor dicho apellidos, de procedencia griega, rusa o eslava a primera vista o pensamiento. Y me decidí a que cuando estuviera mejor buscaría por Google algún dato, a ver que saldría… Tardé aún unos días en buscar, pues no dí extrema importancia al hecho, pero lo llevé a puerto una tarde, en casa y a solas…

Uno de ellos resultó ser una variedad de marca de… electrodoméstico (!). Esta variedad o especialidad significaba llenar varias pàginas de Google con direcciones de muchas marcas, fábricas empresas, y al apretar la pestaña de imágenes mostraba innumerables fotos de este, llamésmole, electrodoméstico muy popular fuera y no tan conocido en mi país… Pero entre tantas imágnes en la primera página destacaban dos de personas, mujeres, en diferentes sitios. Una mujer joven que parecia la encargada de marketing de una de estas empresas y la otra, en primera fila, la tercera o cuerta foto. Era una mujer bastante gruesa con un vestido grande azul turquesa… Mi sorpresa fue cuando entre en la página de esta fotografía última de esta mujer. Se traba de una web de donde ella llevaba (lleva, supongo aún) temas de parapsicología y más concretamente lecturas de tarot, quiromancia, en definitiva adivinación y otras variaciones… No sé porqué pero, aunque estaba abierto a cualquier posibilidad ésta, me dejó muy soprendido, pues en todo el resto de la multitud de páginas de Google no había más figura humana y sólo el electrodoméstico más o menos descrito antes… A pesar de ello, y de lo que fui investigando después con el otro nombre, NO he conectado -todavía- con esta persona ni web, aunque tengo el e-mail e incluso su dirección que es la de una ciudad de EEUU, del estado de Michigan concretamente…

Pero cuando investigé del mismo modo para Ma….., el buscador se fue a un modo más amplio, aparentemente, pues enseguida fui a una página con foto de varias personas que saludan al gobernador del estado de… Michigan !!!. este primera “coincidencia” me dejó helado y al poco fui tecleando hasta asociar a una de las mujeres que salían fotografias, con la esposa de un importante político y empresario del sector agrario, de una ciudad de dicho estado,  de una planta conocida y comestible… Aunque este dato se perdia aquí con esta familia, al poco que tecleé otra posiiblidad me salió esteapellido relacionado con… el Cementerio de Michigan !!! Existía una larga lista de defunciones y buscando este apellido encontre a varios fallecidos, inclúidos dos niños, uno muy joven y otro acabado de nacer… También un militar quizá pariente de estos o de otros pocos apuntados allí, pues es un apellido no convencional (con el tiempo he sabido de su origen lituano…) Las fechas de fallecimiento coinciden en pocos años , muy pocos, con los de mi nacimiento… Podrían ser casualidades (?), aunque es tan difícil la “casualidad” de la relación en ciudades cercanas -¡¡¡los dos!!!- del mismo estado norteamericano…!!

Si bien he investigado más, (comentaré más datos en fechas futuras), la cuestión es que hace unos días, cuando empezaba esta web, estaba ensimismado en si el post de inicio del blog mencionaría esta gran anécdota, pero pensé que lo haría más adelante y de forma más completa o con más datos, y al final escribí un Principio más personal y general a la vez, una entrada digámosle más normal, si es que existe la normalidad en algún sitio…

Pero unos días después, mientras lo sopesaba todavía, pues la difusión de este blog hasta hoy es cero o casi, de forma instantánea  mientras navegaba en busca de otros datos, fuí a parar al blog Psicocuántico de Héctor d’Alessandro, y directamente a este post suyo que reproduzco en parte más abajo, y que en seguida me dio respuesta a mis dudas de si debería o no situar a mis dos personajes infantiles en primera línea (aunque repito: por timidez quizá o por no dar señales que induzcan a alguien a investigar algo que quisiera hacer yo, con calma y sosiego pero sin pausa y a mi manera…) Sólo apunto ahora esta información verídica y que a mí me implica para seguir inquieto y con entera atención e intención. En su monento estuve con las dos y el resultado fue inmediato, y aunque aparentemente distante, no lo es tanto:

1916. Vladimir Nabokov hereda de su tío Vasili Rukavíshnikov una enorme fortuna que lo libera de por vida. Fortuna que pierde al año siguiente a manos de la revolución bolchevique.

Entonces tiene un sueño que anota en su cuaderno: El tio Vasya, su voz, le dice “Volveré a ti con el nombre de Harry y Kuvyrkin”. Harry y Kuvyrkin son, en el sueño, dos payasos, inexistentes, aludidos por las palabras del tío pero nunca vistos por el soñador.

En 1959, ya ha salido “Lolita” y él se encamina hacia la fama y la prosperidad definitivas, no obstante, aún le falta “aquel” cheque definitivo que lo saque de la monotonía absurda de sus días como profesor. Un día lo están entrevistando para la ñoña revista “Life” cuando recibe una llamada de un amigo que le dice si ha leído el New York Times. Casualmente aquella mañana no lo había leído aún y eso que a diario lo hacía, debido a que seguía con interés y pasión el caso del niño Nimer que muy probablemente había asesinado a su familia.

La noticia, aquella mañana, de interés para Nabokov, era que Harris y Kubrik habían comprado los derechos de “Lolita” por 150.000 dólares, más 15 % de la recaudación.

El tió Vasili había cumplido, volvía y lo hacía con vibrante fuerza monetaria.

(*) La anécdota que nutre a este texto está narrada por Brian Boyd en su excelente biografía “Vladimir Nabokov”, en el segundo tomo (“Los años americanos” , pagina 449. Editorial Anagrama, 2006)

Anuncios

Read Full Post »